Feminismo en la actualidad PDF Imprimir Correo electrónico

Feminismo en la actualidad

Aunque existen mujeres destacadas y reconocidas a nivel mundial por sus notables contribuciones, y representando esto un avance importante en la igualdad de género. Aun existen cifras y hechos que indican que todavía hay mucho por hacer en pro de la igualdad

 

Daniela M. Oropeza Feo

“Feminista: una persona que cree en la igualdad política, social y económica de los géneros”[1], frase mencionada por Chimamanda Ngozi Adichie (escritora y novelista oriunda de Nigeria) en una charla para TED en 2013 sobre el feminismo.

En pleno siglo XXI, un siglo caracterizado por diversidad de hitos como la innovación tecnológica, avances importantes en materia científica y por ser el un símbolo de la globalización, se sigue hablando a nivel mundial sobre el movimiento feminista y sus implicaciones. De hecho, durante inicios del presente año, se realizó una protesta bajo el nombre Women’s March, un llamado que entre varios elementos a tratar, buscaba atraer la atención sobre diversos temas debatidos en la actualidad, entre los que destacaron los derechos de la mujer. La misma gozó de gran aceptación y convocatoria, dándose en varias partes del mundo como Washington D.C., Londres, Canadá y México.

El movimiento feminista comenzó de manera formal aproximadamente en el siglo XIX, y aunque existen muchas corrientes derivadas del planteamiento teórico original, algunas con posturas más radicales que otras, en términos sencillos el feminismo es un movimiento que busca la igualdad entre el hombre y la mujer en los diferentes ámbitos que posee la sociedad.

En tiempos actuales no pareciese que existiese la necesidad de tocar el tema del feminismo, o de establecer algún tipo de discriminación positiva hacia el género femenino o siquiera realizar un análisis más profundo en referencia a los derechos de las mujeres, ya que poseen un rol bastante destacado en las sociedades contemporáneas, especialmente si se considera que el cargo de mayor jerarquía dentro del Fondo Monetario Internacional (FMI) lo ostenta una mujer (Christine Lagarde), una de las naciones con mayor poder de influencia en la Unión Europea (UE) y el mundo está representado por una mujer (Ángela Merkel), y varios premios Nobel han sido otorgados a mujeres en el siglo pasado y en el presente. En Latinoamérica, existen múltiples ejemplos de ello, mismo caso en Venezuela con personalidades como la muy querida Sofía Imber, mención obligada al hablar del desarrollo del arte en Venezuela o Teresa de la Parra cuya Ifigenia aún se mantiene viva.

Sin embargo, aunque figuras como las mencionadas representan un gran logro para lo que significa la igualdad de géneros y el objetivo primordial del feminismo (especialmente si se considera que las luchas del movimiento comenzaron por el derecho al sufragio e igualdad de pago por el trabajo realizado), en la realidad, pareciese que aún queda trabajo por hacer.

De acuerdo a cifras brindadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para 2015 el número de matrimonios[2] de mujeres menores de 18 años seguía siendo un porcentaje existente y alto en muchas partes del mundo, teniendo los porcentajes más elevados la región del sur de Asia (Mujeres que contraen matrimonio entre los 15 y 18 años: 27,57% / Mujeres que contraen matrimonio a los 15: 16,33%).

Así mismo, para 2014 de acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), 1 de cada 10 niñas a nivel mundial (aproximadamente 120 millones de niñas) ha experimentado violencia sexual en algún punto de su vida. De igual forma, de acuerdo a la Organización Womankind del Reino Unido 1 de cada 3 mujeres en el mundo ha experimentado algún tipo de violencia. Así mismo, en un estudio realizado por el Banco Mundial en el que se estudiaron 173 países, 155 tienen al menos una diferencia legal que restringe las oportunidades económicas de las mujeres. De ellos, 100 tienen leyes que restringen los tipos de trabajos que las mujeres pueden hacer, y en 18 los maridos pueden impedir que sus esposas acepten trabajos[3].

Violencia de género en diferentes grados, feminicidios, obstrucción al derecho a la educación, matrimonios infantiles, desigualdad de acceso a servicios básicos y servicios médicos, desigualdad de ingreso económico, entre otros problemas, siguen existiendo en la actualidad ostentando elevadas y alarmantes cifras. Aunque en muchas sociedades las cifras son bajas si se comparan con sociedades pertenecientes a países en vías de desarrollo, las mismas existen.

Casos como el de Malala Yousafzai, Jyoti Singh o Yuliana Andrea Samboni son muestra de realidades que viven millones de mujeres diariamente alrededor del mundo. La igualdad buscada por el feminismo aun no se ha cumplido, y aunque en muchas sociedades los avances alcanzados resultan realmente positivos, queda un largo camino por recorrer.

A pesar de la idea colectiva  que puede existir sobre el feminismo buscando la supremacía de la mujer sobre el hombre, en la realidad eso no resulta correcto. Además de la igualdad, el feminismo busca derribar los estereotipos aplicados injustamente a los hombres y contribuir a tener una sociedad más igualitaria en oportunidades, condiciones y tratos para los seres humanos, donde el acceso a aspectos básicos como la educación, salud y trabajo sea para todos y donde el género no represente un obstáculo para que la persona alcance los objetivos que se plantee en su vida.

 



[1] We should all be feminists | Chimamanda Ngozi Adichie | TEDxEuston. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=hg3umXU_qWc

[2] Cabe destacar que la palabra “matrimonio” en la mayoría de esos casos no implica  la libertad de decisión sino que se realiza bajo coerción.

Última actualización el Viernes 17 de Marzo de 2017 12:42